Blog Skincare

Tipos de piel y sus características para un correcto cuidado

El aspecto de nuestra piel es algo que impacta directamente en nuestra imagen, en cómo nos ve el mundo e incluso en nuestro animo, autoestima y confianza.

Dicho esto, ¿estamos realmente dándole lo que necesita? Su cuidado es algo que quizás no es tan simple como pareciera.

Si consideramos la amplia variedad de productos, marcas y líneas que existen en el mercado, es muy posible que no estemos usando lo que realmente necesita nuestra piel.

Ya que cada persona es distinta, también lo son los tipos de piel y sus características y necesidades a cubrir para alcanzar su estado óptimo.

Tipos de piel y sus características

Entonces, es importante reconocer primeramente qué tipo de piel tenemos. La división que todos conocemos principalmente se divide en 5 categorías: Normal, Seca, Grasa, Mixta y Sensible.

Estos son los más conocidos, pero para poder alcanzar el estado óptimo de tu piel, no podemos quedarnos ahí.

Actualmente existe un sistema de calificación ampliado, creado en la universidad de Miami, por la profesora de dermatología Leslie Baumann.

Indicador de tipo de piel Baumann

Este sistema determina 16 tipos de piel a considerar. Si, 16. Lo cuál si lo pensamos tiene más sentido, ya que si solo consideras las 4 categorías que mencioné, no cubre realmente una visión completa de tu piel.

Reconocer de forma más específica tu tipo de piel, te ayudará a guiarte dentro del océano de productos que te ofrece el mercado y podrás determinar exactamente los componentes que tu piel necesita.

Parámetros

Baumann divide 4 parámetros principales desde los cuales podemos determinar el estado de nuestra piel.

  1. Hidratación: ¿Seca o grasa?
  2. Sensibilidad: ¿Sensible o resistente?
  3. Pigmentación ¿Pigmentada o no pigmentada?
  4. Arrugada ¿Arrugas o tersa?

Determinar esto nos permite entender que es lo que esta fallando realmente, por qué nuestra piel se ve apagada o por qué el producto que uso no ayuda tanto o me ayuda pero me trae otros problemas con su uso.

Tipos de piel Tabla Resumen

Hidratación

En este parámetro nos podemos encontrar con una piel seca, la cual tendrá una coloración grisácea o apagada y con un elevado número de crestas.

Este tipo de piel presenta un defecto en la barrera del estrato corneo, el cual es la capa más superficial de la piel, lo que básicamente produce pérdida de agua.

Suele verse afectada por factores ambientales, inmersión prolongada al agua, detergentes, acetonas y otros químicos secantes.

Por el contrario se beneficia de la aplicación de cerámidas, ácidos grasos y colesterol, ya que balanceados mejoran la función de esa barrera, disminuyendo la pérdida de agua.

Factor humectante natural

Ahora, hablemos del «NMF» o factor humectante natural, que existe a partir del metabolismo de la proteína Filagrina.

El «NMF» promueve la retención de agua que necesita nuestra piel en  su capa superior, y además le da firmeza a su capa inferior por lo que nos da un aporte estructural también. 

Entonces, ¿Qué nos dice esto? que si tenemos una piel reseca pero que no está sensibilizada, significa que el problema está en que nos faltaría de este factor.

Y por el contrario si tenemos sensibilizado existe una alteración en el estrato córneo.

Ácido hialurónico

Es común escuchar de productos que contienen este elemento en distintos formatos, pero ¿qué es lo que hace realmente?

El Ácido hialurónico es un componente natural de nuestro cuerpo, que le da elasticidad a nuestra piel mediante la retención de agua, y está involucrada en la formación de colágeno, que le da firmeza a nuestra piel.

Cuando hay una deficiencia de este, la piel se ve envejecidadeshidratada, sin estar sensibilizada.

 Nivel de Sebo

Ahora, ¿qué pasa con el nivel de sebo? está dado por nuestras glándulas Sebáceas, conteniendo ésteres de cera, Triglicéridos y Escualeno.

Esto contribuye en la protección de la piel, que ante un desbalance puede generar piel seca, aunque no esté muy clara esta conexión, o llevar a piel grasa conduciendo a la aparición de acné. 

Ciertos factores pueden influir en este balance, como lo son la dieta o el estrés, las hormonas o la genética. 

La disminución del sebo se observa frecuentemente en pieles secas y resistentes, es decir, pieles más gruesas.

En el caso de la piel seca y sensible, tenemos una piel reseca, sensible, con eritema o piel enrojecida, y picor.

En estos casos es muy probable que el problema sea una alteración del estrato córneo, que además lleva a pérdida del factor humectante natural, aumentando la susceptibilidad a alérgenos y dermatitis.

Cómo mencioné al principio de este artículo, esta clasificación se utiliza mediante un sistema de puntaje, pero ¿qué pasa si tienes alguno de estos signos pero presentas un bajo puntaje en cuanto a piel seca/grasa y sensible/resistente?

En este caso tendrías una piel seca y sensible discreta, lo que indicaría que tu estrato córneo está intacto, pero que probablemente tienes alterada la secreción de sebo o del factor humectante natural. 

En caso de presentar un puntaje que determine una piel discretamente grasa y entre sensible y resistente, probablemente presentes un estrato corneo intacto, con niveles óptimos de NMF y secreción de sebo. 

Si tu piel es grasa pero resistente rara vez tendrás acné, mientras si es grasa y sensible es probable que sufras de acné o rosácea pero con una mayor tolerancia.

Sensibilidad

Ya hablamos un poco de este parámetro, pero profundicemos ambas opciones.

Las pieles resistentes tienen un estrato córneo fuerte, protege células cutáneas y evita la penetración de alérgenos.

Estas pieles no suelen tener eritema o acné y pueden usar cualquier tipo de producto, sin embargo también son más resistentes a los beneficios de estos productos.

Mientras, la piel sensible se puede presentar en 4 subtipos, Rosácea, Acné, punzante y Alérgica, existiendo en los 4 inflamación.

Un puntaje alto puede tener más de 1 subtipo al mismo tiempo, mientras un puntaje medio indicaría síntomas leves de más de 1 subtipo o severos de uno solo. 

Ahora, Baumann nos cuenta que pacientes con alteración en su estrato corneo, osea piel seca, desarollan más alteraciones alérgicas si contactan con alérgenos, por lo que es frecuente que una piel sensible con alergias también sea seca.

Pigmentación

Al evaluar este parámetro se observa la predisposición a desarrollar manchas en el rostro y pecho, determinando si la piel es pigmentada o no pigmentada.

Existen varios tipos que pueden ser tratados sin cirugía como lo son los melasmas, léntigos soláres y efélides. Otros son las queratosis seborreicas, nevus, lunares, etc…

Aunque la genética y factores internos de una persona influyen, lo que más afecta en estos casos son los externos, que pueden causar envejecimiento prematuro y agravar sus signos.

Suelen asociarse a arrugas, y mientras los efélides o pecas, mejoran con la edad, los léntigos solares empeoran.

Las pieles muy blancas con pelo rojo tienen una mayor probabilidad de sufrir melanoma, ya que suelen tener quemaduras solares más frecuentes y verse más afectados por la exposición solar.

La exposición solar aumenta la transferencia de melanosomas desde los melanocitos, que producen la melanina que da pigmento a la piel, a los queratinocitos en la superficie.

Líneas de expresión

Finalmente tenemos al enemigo natural de toda mujer, las arrugas, ya que suelen tener mayor influencia en como se ve la persona a si misma. Todas somos bellas con o sin ellas, es algo natural que se presenta con la edad y que debemos aceptar como algo inevitable.

Este parámetro determina si tu piel es tersa o arrugada, donde es importante saber que aunque haya un componente genético, es importante disminuir nuestra contribución a ellas.

Para esto debemos cuidarnos de los factores externos que las promueven, como lo son fumar, beber alcohol, una mala nutrición y sobre todo, los rayos UV, los cuales contribuyen hasta en un 80% con el envejecimiento facial.

La prevención es muy importante, ya que se originan por alteración y daño en la Dermis. Esta es una capa más profunda, por lo que la mayoría de productos no logran penetrar hasta ella.

Por esto es que es tan importante evitar factores externos que lo aceleren como estrés, busca actividades donde puedas liberarlo, protégete del sol usando siempre bloqueador solar, y mantén tu salud consumiendo una dieta rica en frutas y verduras. 

Conclusión

Ahora que conocemos más sobre los tipos de piel y sus características, podremos entender mejor qué problemas pueden estar afectando nuestra piel.

Recuerda que son 16 tipos porque tenemos 4 parámetros que pueden ocurrir al mismo tiempo, y sabiendo qué necesita realmente es que ¡podemos comenzar a trabajarlo!

Si es importante recalcar que siempre debes acudir a un profesional dermatólogo,  que realice una evaluación completa y te guíe mejor en lo que tu piel necesite específicamente.

Ahora solo te falta empezar a conocer tu piel y ¡darle lo que necesita!

Referencias

Baumann, Leslie. (2008). Understanding and Treating Various Skin Types: The Baumann Skin Type Indicator. Dermatologic clinics. 26. 359-73, vi. 10.1016/j.det.2008.03.007.

Leslie Baumann, Sadegh Amini, Eduardo Weiss. (2005). Nueva clasificación de los tipos de piel y sus implicaciones en Dermatología Cosmética. Dermatología Venezolana. Vol. 43, Nº 4, 2005.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *